Lánzate, pero con cabeza

Nuestro día a día es una toma de decisión constante, ya sea en nuestro entorno personal o profesional, esas elecciones que nos surgen nos llevan a nuevas situaciones y consecuencias que requieren de nuevas decisiones. 

Poniendo el foco en el ámbito profesional, no podemos olvidar que la intuición y el sentido común son importantes, pero la toma de decisiones es una constante que no podemos evitar y en la que no debemos fallar. 

Por eso, cuando te encuentres en esa tesitura es importante que sigas estos consejos:

  1. Saca los pros y contras de todas las alternativas antes de tomar la decisión. 

Reúne toda la información necesaria, analízala y decide, así podrás anticiparte ante posibles errores. 

  1. No te ahogues en un mar de dudas sobre la decisión tomada. 

Ninguna decisión es 100% segura, todo funciona por la teoría de prueba/error, por lo que no te agobies. Siguiendo el primer punto conseguirás que este segundo no pase. 

  1. No te obsesiones con la analítica. 

Las herramientas de análisis son un buen complemento para la toma de decisiones, pero no debes cerrarte a lo que dicen los números. Recuerda, la intuición y el sentido común también son elementos fundamentales en la toma de decisiones. 

Cuéntanos, ¿con qué problemas te has topado a la hora de tomar decisiones?

¡Te leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de compra